Escoge tu clínica...
(+34) 928 770 550
Pide CITA PREVIA
ÚLTIMAS NOTICIAS
Pie Doloroso

El pie puede doler por muchos motivos y la parte más importante del tratamiento es la correcta identificación de la causa del dolor. Los traumatismos, ya sea de forma única y de importante energía (golpes, torceduras,…) o de poca energía pero de forma reiterada, pueden causar fracturas o lesiones de partes blandas que confrontan la necesidad de caminar del paciente frente a la necesidad de un reposo adecuado o una actividad dirigida para la correcta recuperación.


El dolor por causa mecánica (exceso o defecto del “puente”, disbalance en la longitud u orientación de los huesos, exceso de carga en determinados puntos,..) es frecuente que proceda de problemas en otras zonas del pie que no muestran síntomas. Es por ello que precisa un cuidadoso acercamiento al origen del dolor y la prescripción de ejercicios, plantillas o cirugías debe ser individualizada para cada paciente.


Las alteraciones de la circulación, tanto arterial como de retorno venoso, pueden producir frialdad, hinchazón, sensación de ardor o picor en los pies, aparición de heridas según cada caso y sobretodo pueden alterar la cicatrización de las heridas incluyendo las incisiones quirúrgicas, por lo que se debe tener especial precaución evitando zonas de compresión o roce con el calzado y cuidando las cirugías que se indiquen.


pie2


La alteración de la función nerviosa presenta dos grandes problemas: de movilidad (por parálisis con musculatura fláccida típicamente en lesiones de la médula espinal o parálisis con musculatura espástica por lesiones cerebrales o medulares altas) o, más frecuentemente, pérdida de la sensibilidad de protección, con lo que no somos conscientes de sobrecargas, roces o heridas que suframos en los pies, lo que hace que estas lesiones puedan evolucionar sin ser reconocidas ni tratadas.


En el caso de la afectación de los pies por la diabetes, se mezclan estos dos últimos problemas: alteraciones de la sensibilidad que facilitan las heridas y alteraciones de la circulación que dificultan la cicatrización y la defensa local contra infecciones de las mismas. Es por ello que los pacientes con diabetes de larga evolución deben examinar cuidadosamente sus pies al final de cada día (preferiblemente con ayuda de otra persona) en busca de cualquier lesión. Por otro lado, es imprescindible un buen control de la enfermedad vascular, las infecciones y niveles de azúcar para posteriormente poder abordar quirúrgicamente este tipo de pies si fuera necesario. Además, el desarrollo de la cirugía percutánea, utilizando mini-incisiones en la piel, ha permitido intervenir con buenos resultados a pacientes con diabetes complicada, que de otra manera, no se habrían podido operar debido al riesgo de complicaciones de la piel o infecciones de las heridas quirúrgicas. Si bien, este tipo de cirugía ha llenado un vacío terapéutico, tampoco debe ser considerado el tratamiento universal, sino como una herramienta más para el control de estas patologías.


Otro tipo de afección que merece una atención principal es la de los pacientes con enfermedades reumáticas. Los tratamientos médicos de última generación han conseguido que disminuya sensiblemente la destrucción de las articulaciones que producen este tipo de enfermedades, manteniendo un hueso de mayor calidad y más resistente. Hasta hace unos años, las articulaciones reumáticas llegaban a la cirugía muy destruidas y sólo se podía eliminarlas o fijarlas. Hoy en día, es posible hacer cirugía que preserve la función adecuada del pie; balanceando la carga de los distintos huesos del antepié y respetando las articulaciones. E incluso, si el tobillo está muy afectado y se mantiene un buen hueso, existe la posibilidad de implantar prótesis de tobillo con resultados esperanzadores.


Los avances en el conocimiento y tratamiento de la patología del pie y tobillo han creado la necesidad de equipos de trabajo multidisciplinares conformados por especialistas en Cirugía Ortopédica y Traumatología, en Reumatología, en Cirugía Vascular y Angiología, en Endocrinología, en Medicina Interna, en Rehabilitación, Fisioterapia, Ortopedas y Podólogos, con formación específica y sensibilizados con esta patología.


En conclusión, el pie es una unidad funcional compleja con una patología muy diversa, que precisa del estudio, no sólo del punto doloroso, si no de todo el pie y no sólo, del pie si no de todo el paciente. Actualmente, existen múltiples herramientas terapéuticas para estos pacientes antes de llegar al quirófano. A modo de recomendación general (y salvando casos determinados) valdría el decir que la cirugía se plantearía en un paciente que tras ser adecuadamente estudiado y diagnosticado, se somete a un tratamiento conservador (plantillas, dispositivos ortopédicos, rehabilitación, infiltraciones, tratamiento farmacológico) individualizado y adecuado a dicho paciente, durante un período no inferior a 4 meses, con pobres resultados.

LEER MÁS
Dolor de cabeza, un mal subestimado

El 90% de los adultos ha sufrido cefalea algún día a lo largo del año pasado, un 50-60% lo sufre con una periodicidad variable, un 15% padece migrañas y el 5% presenta dolor de cabeza prácticamente a diario. Todo ello lo convierte en la principal causa de consulta al neurólogo.


Una consulta muy necesaria además ya que "todo paciente con dolores de cabeza debe acudir al neurólogo puesto que esta problemática pudiera indicar lesiones cerebrales estructurales importantes", advierte el doctor Pablo Villagra, especialista en Neurología del Grupo Euroklinik y Perpetuo Socorro.


Esta razón es la que convierte al neurólogo en el especialista de referencia para tratar esta dolencia y determinar el tipo, características, tratamiento y alcance de la cefalea mediante un estudio clínico que incluye una completa entrevista al paciente, exploración neurológica, analítica y otros estudios de imagen si proceden como TAC y/o RNM cerebral.


"Es importante saber cómo es el dolor, si se siente en toda la cabeza o la mitad de la misma, si es en latigazo, pulsátil u opresiva, en qué parte de la cabeza se produce, si comienza lentamente o es súbito, además de en qué circunstancias se da, bajo estrés, de madrugada, tras esfuerzo físico, etcétera, si asocian náuseas y/o vómitos, si ha respondido a analgésicos habituales  y frecuencia. Yo recomiendo a quienes lo sufren que presten atención a todos los detalles para poder relatarlos pormenorizadamente en la consulta ya que cada caso requiere de un tratamiento personalizado", expone el doctor Villagra.

LEER MÁS
Calle Timple 4
35100 · Playa del Inglés (Gran Canaria)

contacto@euroklinik.es
Tlf: (+34) 928 770 550